Baúl de letras

Porque siempre tendrán algo que decirnos

Archivo para diciembre, 2007

Una realidad ineludible

La dimensión de la “escombrera” es tan grande, que se puede advertir desde cualquier sector de la vereda.

El viernes, cuando Cata y yo trabajábamos en lo del video, pudimos ver -desde un lugar colindante al colegio-, la magnitud de la tragedia.

Me sentí inútil y cuando llegué a casa escribí este poema.

De brazos cruzados

No sientas vergüenza; no eres culpable de tu desnudez.

Gigantes metálicos laceran tu piel, socavan tus entrañas y revelan así tus más profundos secretos.

Hay luto; sí, hay luto por esa muerte que acaece en ti día tras día; esa muerte que el hombre inclemente te propina.

Perdona mi gran omisión, mi gran silencio; este mutismo que se hace cómplice de tu destrucción.

Tus hijos también mueren, pues este holocausto no hace distinción. Mueren abrazados, entrelazando sus ramas y cayendo violentamente sobre tus carnes escaldadas.

Y yo, sigo petrificada, como mármol frío, viendo como tu llaga se hace más grande.

Crecí viendo tu amorfa y bella fisonimía, la sombra de las nubes que te protegía del calor abrasador del mediodía, la lluvia que caía como un bálsamo y reverdecía tus vastos dominios.

Ahora todo es diferente; estás desahuciada y condenada a una muerte ineluctable.

La justicia es indifenrente a tu tragedia y el hombre, un homicida impune.

Yo, un testigo ocular, una inútil espectadora, que te ve morir de brazos cruzados.

Mi experiencia en convergentes

Mi experiencia en ConVerGentes ha sido maravillosa, pues, además de conocer personas bastante agradables, también he podido ampliar mis conocimientos acerca de la red y su gran importancia en la cotidianidad.

Debo reconocer que me siento en desnivel con respecto a los otros y me gustaría mucho una nivelación. Lo digo porque a la hora de realizar algunos trabajos, como la elaboración de videos, debo recurrir a la ayuda de los muchachos.

Esto en cuanto a la aplicación de los conocimientos adquiridos durante este tiempo.

Pasando al tema del trabajo en grupo, este ha sido ameno, aunque pienso que nos falta compromiso, dedicación y responsabilidad.

Con sus pro y sus contra, el balance ha sido positivo; aún hay muchas espectativas, lo cual es bueno.

Le agradezco mucho a don Alvaro, a Gabriel, a Alfredo Marulanda y a todos aquellos que sacrifican gran parte de su tiempo, para que nosotros podamos aprender y poner a favor de nuestra comunidad todos estos conocimientos que ellos con tanto cariño nos transmiten.

Una forma del afecto

No puedo concebir el amor si no como un sentimiento colateral al afecto. Sí, una forma del afecto que alcanza el éxtasis, pero que no logra mantenerse en su cumbre.

La gente llama amor a esas costumbres que nos subyugan, que nos llevan a la subestimación propia, a esa especie de idolatría en la que dejamos de ver al otro como un ser humano, para verlo como una deidad de nuestra creación. Es ahí cuando dejamos de ser, de existir para existir en otros. Bien dice Dostoievsky que el amor tiraniza.

Casi siempre, la depresión es el resultado de aquellas desesperanzas, desengaños y desaciertos a las que la humanidad se somete en pro de este absurdo sentimiento.

No podemos olvidar que todos estamos en igualdad de condiciones y si quieres montar a alguien en un pedestal, entonces súbete tu mismo y otea el mundo desde allí, te aseguro que será más interesante.

Nos hablamos.

¡Saludos!

No puedo desearles feliz navidad, pero sí, felices vacaciones. Independientemente de la religiosidad que esta época representa para muchos, considero que los más importante es el descanso y la emancipación.

Mucha suerte.

nos hablamos.