Baúl de letras

Porque siempre tendrán algo que decirnos

NOSTALGIA

Los rostros de mi Vereda no son los mismos; otros nuevos se ven por ahí, otros que no dicen nada.

La muerte se ha llevado a muchos, otros se han marchado para no ver a sus muertos en cada tramo del camino.
La indiferencia crece y mi Vereda mira con nostalgia como se alejan los camiones de mudanza; los pocos que quedan se marchan, y las casas vacías se llenan con gentes extrañas, seres fríos que cuelgan en las paredes desnudas retratos sin expresión y sin alma.

El ocaso de las esperanzas avanza y el éxodo de camiones desciende por la montaña.

Ya en la noche, salgo con mi guitarra y entono algunas melodías para ahuyentar los fantasmas; a mi paso encuentro rostros duros que me miran con desdén y desconfianza.

Con tristeza subo al cerro y la voz lúgubre de mi Vereda pregunta, y tú ¿cuándo partirás? Y yo le contesto: pregúntale a la muerte hermana, pregúntale a la muerte.

5 comentarios»

  yeskenia wrote @

hola brujilda

pos que te digo, ese rostro de vereda que se pierde con extraños, esos sentimientos que no expresamos y que ahora tú lo haces y me alegra..

Es desmotivante que pasen estas cosas, ya que son muchos los q se van…

bye

  Los temas de los ConVerGentes « ConVerGentes wrote @

[…] Su última entrada es toda una maravilla, y en ella, Camela le escribe a los cambios que han acaecido en La Loma. Aquí, la entrada completa: […]

  alvaroramirez wrote @

Dices que:
“El ocaso de las esperanzas avanza y el éxodo de camiones desciende por la montaña.”

Me parece verlos a ambos cuando leo tu desgarradora metáfora. No dejes de nombrar lo que sucede.

  Ana María Arroyave L. wrote @

Carmen: te felicito, me encanta la forma en la que escribes, te expresas de una forma muy bacana y aunque no he vivido lo que pasa en la loma estoy aprendiendo a conocer una situacion que se expresa en las palabras que has recitado, felicidades

Ana BPP-Filial la Loma

  blueandtanit wrote @

Ay doña camela, con esta historia se vienen a la mente miles de recuerdos tristes, casi tan tristes como los rostros de los vecinos que tuvieron que subir a esos camiones por temor a las amenazas… Dejar las casas que levantaron con tanto esfuerzo y tantos recuerdos que se convierten en fantasmas…

Recuerdo caminar y ver sus casas vacías, y luego ver como los actores armados regalaban estas casas a diestra y siniestra con quien sabe que beneficios a cambio.

Esa Loma sabe atrapar recuerdos, dímelo a mi, que me los ha guardado todos.

Abrazos y éxitos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: