Baúl de letras

Porque siempre tendrán algo que decirnos

Archivo para diciembre 17, 2007

Una realidad ineludible

La dimensión de la “escombrera” es tan grande, que se puede advertir desde cualquier sector de la vereda.

El viernes, cuando Cata y yo trabajábamos en lo del video, pudimos ver -desde un lugar colindante al colegio-, la magnitud de la tragedia.

Me sentí inútil y cuando llegué a casa escribí este poema.

De brazos cruzados

No sientas vergüenza; no eres culpable de tu desnudez.

Gigantes metálicos laceran tu piel, socavan tus entrañas y revelan así tus más profundos secretos.

Hay luto; sí, hay luto por esa muerte que acaece en ti día tras día; esa muerte que el hombre inclemente te propina.

Perdona mi gran omisión, mi gran silencio; este mutismo que se hace cómplice de tu destrucción.

Tus hijos también mueren, pues este holocausto no hace distinción. Mueren abrazados, entrelazando sus ramas y cayendo violentamente sobre tus carnes escaldadas.

Y yo, sigo petrificada, como mármol frío, viendo como tu llaga se hace más grande.

Crecí viendo tu amorfa y bella fisonimía, la sombra de las nubes que te protegía del calor abrasador del mediodía, la lluvia que caía como un bálsamo y reverdecía tus vastos dominios.

Ahora todo es diferente; estás desahuciada y condenada a una muerte ineluctable.

La justicia es indifenrente a tu tragedia y el hombre, un homicida impune.

Yo, un testigo ocular, una inútil espectadora, que te ve morir de brazos cruzados.

Anuncios