Baúl de letras

Porque siempre tendrán algo que decirnos

Archivo para julio, 2007

Los escritores en La Loma

Los escritores en La Loma

 

Escribir se ha convertido en un maravilloso hábito para muchos de los habitantes de La Loma.

Y es que el gremio de los amantes de las letras crece cada día, tal vez por esa necesidad de plasmar sobre el papel, todas esas senasaciones reprimidas a causa de ese silencio infundado por el temor.

Escribir es un acto catártico, porque nos libera y purifica de todas esas concepciones que tenemos sobre la vida y que no nos atrevemos a expresar si no por medio de la palabra escrita.

Escribir es la emancipación del alma, porque de alguna forma nos permite desembarazarnos de esa carga de emociones que se aglomeran dentro de nosotros.

Durante muchos años el tema más relevante en La Loma ha sido la violencia, porque es la única cara que la mayoría conoce de este bello y acogedor lugar; es la única imagen que te venden de esta montaña paradisíaca. Porque se tiene que ser muy “lomeño” para saber que un amanecer acá huele a campo y que todavía siendo citadinos nos damos el lujo de llenar nuestros pulmones con aire puro y recién elaborado.

Ver emerger la luna llena desde éste “morro” es un verdadero orgasmo mental. Y ni que decir de los atardeceres multicolor y el contacto directo con la fauna de este lugar especial.

Acá hay mucho más que violencia y malos recuerdos de tragedia y dolor; acá somos muchos los que tenemos fe; pero no esa fe religiosa y fanática, si no esa fe en el hombre, en  su fuerza creadora y modificadora.

Ya somos muchos los armados con lápiz y papel, que queremos volcar sobre páginas en blanco toda esa sensibilidad que anega nuestros pensamientos.

 

Desde el silencio

He aquí la eterna lid del hombre,

un vasto terreno donde la agonía pulula los suelos,

donde la sangre inocente emana de las heridas abiertas del dolor.

He aquí la creación de un dios impío, que con un soplo frío desató las tormentas del mar;

El “quid pro quo” donde la dignidad se canjea por un pedazo de pan.

La mujer que en la oscuridad busca a sus hijos y tropieza con sus cuerpos yertos.

He aquí la inmensa esfera cuya piel esconde un lamento que se ahoga en sus entrañas.

Un globo inmenso y torpe que no sabe mas que dar vueltas al rededor de la nada.