Baúl de letras

Porque siempre tendrán algo que decirnos

Archivo para febrero 23, 2009

De las costumbres

No debería uno acostumbrarse a ciertas cosas; ni al ojo vigía que sin remedio se cierra; ni a labios que callan; ni a brazos que se abren para no abrazar más.
Tampoco a la luz que se apaga; ni a la palabra que escapa; ni a la mano que suelta a la mano para no tomarla más.
No debería uno acostumbrarse al calor de un cuerpo encendido; ni al beso húmedo; ni a la caricia fugaz.
Tampoco a la sombra del árbol frondoso; ni a la suave felpa de un felino esquivo; ni al dulce susurro que escucha el oído.
No debería uno acostumbrarse a tanta sonrisa borrada por la tempestad; ni a la sensual silueta que dibuja la montaña; ni al arroyo que se seca; ni a sus aguas que refrescan y ya no refrescan más.
Debería uno acostumbrarse a los colores de la tierra; a los aromas que desprende con la lluvia; a sus formas caprichosas; a sus grietas que nos cuentan algún secreto guardado; a sus entrañas umbrías que esperan por los despojos, de un cuerpo que se acostumbre a su eterna oscuridad.

Anuncios