Baúl de letras

Porque siempre tendrán algo que decirnos

In extremis

El moribundo se rehúsa a recibir los últimos sacramentos ;

la agonía lo hace sabio en su postrimería; piensa que no es justo que a la hora de su muerte, tenga que atravesársele el cuerpo reseco de Jesucristo en su garganta.

El desahuciado hoy renuncia a ese cielo que ganó con indulgencia y oración.

Nunca es tarde para ser un hombre libre -dice- mientras sus ojos se quedan ausentes.

2 comentarios»

  sondelaloma wrote @

Me gusta muchisimo tu blog, aunque no lo comente siempre lo leo.

  akenaton wrote @

Ay camela! Algún día nos llegará también la hora de la muerte. yo so recibiría el cuerpo de cristo, pero con mantequilla y remojadito en chocolate caliente.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: