Baúl de letras

Porque siempre tendrán algo que decirnos

Archivo para agosto 15, 2007

¡Hola muchachos!,ésta es otra más de esas inquietudes

“La mesa está servida fastuosamente,

deliciosos manjares cual celestial

ambrosía, están dispuestos para que

algunos , solo algunos, satisfagan su

indiferente  paladar”.             camela

Ayer hablaba con Gabriel sobre el tema de la mendicidad en el barrio y llegamos a la conclusión de que es una realidad más a la que no podemos ser ajenos.

Y es que cuando de ver la verdad se trata, súbitamente surgen en la mayoría, serios ataques de ceguera, sordera y hasta pérdida del olfato.

Parece que nadie ve, ni escucha ni huele la miseria.

“Hay golpes en la vida tan fuertes…¡yo no sé!, golpes como del odio de Dios”; decía Cesar Vallejo en uno de sus bellos poemas.

No podemos seguir descargando sobre la palabra “dios” todas las responsabilidades del hombre. Lo único que cae del cielo es la lluvia y uno que otro avión que no logra desafiar a la gravedad.

Si el hombre no asume que la transformación del mundo está en sus manos y no en las manos de un ser abstracto, esto seguirá igual y hasta peor.

De qué sirve una ciudad pujante si persiste el hambre y la miseria. Ese cuento de “la más educada”, es solo una fachada que oculta una realidad a la que muchos somos indiferentes.

Me pregunto que hace un niño de seis años en el Parque Berrio, a las once de la noche vendiendo dulces. Esas caritas cansadas y somnolientas se le quedan a uno en la memoria.

Y es que éste problema ya no está solo en el centro de la ciudad. Acá, en La Loma, en nuestra vereda, tenemos desde hace unos años esta situación.

Hace como un mes pasó por el sector de San Gabriel, un señor con cinco niños, los cuales decía eran sus hijos. Sus edades oscilaban entre los cuatro y los diez años. Éste señor pedía algo para desayunar a sus pequeños. Si a las once de la mañana estos niños no habían desayunado, entonces, ¿a qué hora iban a almorzar; y su higiene y su estudio?; ¿a qué hora del día disfrutan realmente de su niñez?

Este es uno de los tantos casos que existen.

Es un futuro poco promisorio e infructuoso el que le espera a estas criaturas.

Tal vez no podamos hacer mucho pero…muchchos, detengámonos un momento que en el intento nada se pierde. No hagamos parte de esa deshumanización que aqueja al mundo desde hace ya tanto tiempo. 

Anuncios